((i))
 inicio >>

Idiomas:
English
Español

Publicar >>

Admin >>

Archivo de noticias >> 

Archivo editorial >> 

Temas:
PACHA, KAUSAY, QAMA | OTROS CONTINENTES

ABYA YALA PACHA MAPU | TERRITORIO CONTINENTAL

TAWANTINSUYU | REGION ANDINA

QOLLASUYU

LAYAS, MARKAS, AYLLUS, TRIBUS | NACIONES Y PUEBLOS INDIOS

RUNA MASHINCHIS KAUSAYNIN, QAMAWI | IDENTIDAD SOCIAL

NUNA, SAMAY, SINCHI, CH'AMA, AMUYU AJAYU | ESPIRITUALIDAD

SUYUQ KAMACHIYNINKUNA, QELQA, PUSI SUYUNA | PROCESO POLITICO DEL TAWANTINSUYU

PACHAKUTIQ RUNA, YUYAY, AMUYU | MOVIMIENTO GENERACIONAL

TAWANTINSUYUQ KAUSAYPACHAN, JAKAWI | PROCESO HISTORICO

RUNA YUYAY YACHAYKUNA, YATICHAÑA | EDUCACION INTERCULTURAL

PACHA MAMAQ KAUSAYNIN, AYNOQA QAMAWI | TERRITORIO Y BIODIVERSIDAD

RAYMI P.UNCHAY, ANATA URU | AGENDA CULTURAL


Nuestra apuesta es por la reconstrucción

Periódico Azkintuwe, 12.04.2004 14:31


re-envia El Puente.




Entrevista a werken Pedro Carimán, Zapala.
?Nuestra apuesta es por la reconstrucción Nacional?

El pasado 2, 3 y 4 de abril se realizó en Zapala el Tercer Encuentro de Arte y Pensamiento Mapuche, ?Wefkvletuyiñ? (Resurgiendo en Nuevos Brotes de la Tierra), que convocó a numerosos artistas, intelectuales y dirigentes mapuche del Puelmapu y Gulumapu. Por tres días, la vieja utopía del país mapuche, independiente de los Estados chileno y Argentino, se hizo presente en el pensamiento de una nueva generación de líderes de nuestro Pueblo. Pedro Carimán es uno de ellos y esta es la conversación que sostuvo en exclusiva con Azkintuwe.

Por Pedro Cayuqueo / Periódico Azkintuwe

Pedro Carimán es un joven dirigente originario de la Provincia de La Pampa, Puelmapu. Sin embargo, nació en la localidad minera de Lota, en la histórica zona de Arauko, en manos hoy del Estado chileno. Nos cuenta que sus ancestros debieron refugiarse al otro lado de la cordillera perseguidos por las campañas militares argentinas en los trágicos años de la denominada ?Conquista del Desierto?. Es así como los Carimán llegan a San José de la Mariquina a fines del siglo XIX, iniciando décadas más tarde su familia un lento peregrinaje de retorno al Puelmapu, pasando por Villarrica, más tarde las minas carboníferas de Arauko, para finalizar a mediados del siglo XX con su retorno a Buenos Aires y, más recientemente, a la ciudad de Neuquén, corazón del territorio mapuche del este, donde Pedro cursa hoy estudios superiores de Licenciatura en Hi storia en la Universidad Nacional del Comahue.

Actualmente, Pedro es un activo dirigente del Centro de Estudios Mapuche Pewma, quienes asumieron el pasado 2, 3 y 4 de abril la responsabilidad de organizar el Tercer Encuentro de Arte y Pensamiento Mapuche, Wefkvletuyiñ (Resurgiendo en Nuevos Brotes de la Tierra), realizado en la ciudad de Zapala, Provincia del Neuquén. Huelga destacar que no se trató de un encuentro cualquiera, puesto que logró reunir a numerosos actores políticos y sociales mapuche, además de una gran cantidad de no mapuche, todos ellos hermanados y comprometidos con una idea de reconstrucción nacional mapuche, independiente de las fronteras nacionales impuestas por los estado chileno y argentino sobre nuestro pueblo. De esta idea y de las proyecciones del Wefkvletuyiñ como instancia de reencuentro entre hermanos de un mismo Pueblo, conversamos con Pedro al finalizar la tercera y última jornada de actividades.

-Pe dro, cuéntanos de donde surge la idea de desarrollar este Tercer Encuentro de Arte y Pensamiento Mapuche.

Tendríamos que referirnos necesariamente al periodo anterior al primer encuentro, realizado en Bariloche, ya que es ahí donde empezamos a conversar con varios peñi, lamngen, hermanos con quienes veníamos compartiendo trabajos desde hace un tiempo, sobre la necesidad de abrir espacios y realizar actividades que respondieran y nos permitieran superar actitudes que nosotros veníamos percibiendo con el tiempo. Me refiero a una visión, a una postura bastante rígida de entender la militancia mapuche o la organización mapuche que existía y aun existe en este lado del Wallmapu. Es decir, una postura similar a algunos partidos políticos, donde se habla de cuadros, de integrar solo a la gente más ?clara? y todo eso. Esas eran posturas muy rígidas que nos impedían ver otras posibilidades de organización que permitieran abrir espacios para convo car a otros hermanos a repensar su condición de mapuche. Entonces el desafío era como inventar o imaginar una forma de convocar a muchos hermanos que desde distintas áreas realizan su aporte al movimiento, pero que no se sentían atraídos por convocatorias realizadas por las organizaciones existentes, que rechazaban sentirse parte de una ?bajada de línea política?, digamos.

Es ahí donde surge esta idea de pensar en actividades de diverso tipo, incluso deportivas, por ejemplo, en algún momento pensamos que servirían para reunir gente y créeme que lo sigo pensando. Así, buscando la forma, surge el tema del Arte y el Pensamiento, pensarlo como un lugar en que muchos hermanos se iban a sentir atraídos y, junto con ello, el necesario intercambio que se da cuando uno se encuentra con otros hermanos, iba a permitir generar en ellos su propia reflexión, acercarlos a repensar su condición de mapuche. De a poco fue tomando forma esta idea y se llegó a esto, a los Encuentros de A rte y Pensamiento Mapuche. Ahora, en términos más puntuales, con algunos hermanos ligados al teatro, a la música y hermanas que vivían en Buenos Aires y luego se trasladan a Bariloche, empezamos a concretizar esto, teniendo en cuenta lo siguiente: los encuentros de arte de por si son bonitos, la gente se encuentra, se conoce, se emociona, se entusiasma y reflexiona sobre su identidad, asumiendo en algunos casos un mayor compromiso con la causa de su pueblo. Sin embargo, a nosotros nos interesaba llegar más allá. Lograr que los encuentros permitieran fortalecer una relación de trabajo entre diversos grupos o personas, respecto de una idea de fondo más política. Y que fuera un trabajo que además se pudiera mantener en el tiempo, proyectar. Eso se asumió en el primer Encuentro de Bariloche y luego se concretó en el segundo Encuentro de Temuko, tras establecer contactos con hermanos del Gulumapu vinculados al movimiento universitario mapuche. En ese desafío estamos todavía y est e tercer encuentro apunta en ese sentido.

- Acaba de finalizar este Tercer Encuentro. Qué evaluación realizas, están satisfechos.

La evaluación que hacemos es positiva. Eran tres días de bastante trabajo, eran bastantes cosas las que había para mostrar, muchas mesas de discusión, se cumplió con todas y siempre hubo hermanos participando en las actividades. La presencia mapuche fue importante, quizás no estuvo siempre toda la presencia que queríamos, debido a que algunas delegaciones, producto de las grandes distancias que nos separan, llegaron tarde o tuvieron que irse antes, pero creemos que fue una presencia importante la que estuvo y representativa además del movimiento mapuche en el Puelmapu. Quedan cosas operativas por mejorar, muchos, pero es parte de la realidad que tenemos aquí y que debemos mejorar. Pero más allá de esos aspectos operativos o de gestión, los grandes objetivos de fondo, políticos que perseguíamos, creo que se cumplieron a cabalid ad. Logramos reunirnos, establecer puentes de comunicación, fortalecer lazos con otros hermanos del Gulumapu y de nuestra zona y eso es un avance importante, un paso más en este proceso de reconstrucción que estamos viviendo como pueblo-nación.

- Tu planteabas que el arte y los encuentros de este tipo sirven para convocar y comenzar a discutir una idea de fondo, de reconstrucción de nuestra nación. En ese sentido, qué proyecciones le ves al Wefkvletuyiñ.

Primero creo que iniciativas como esta son importantes y que debieran continuar en el tiempo, tanto en el Puelmapu como en el Gulumapu. Acá el arte y el pensamiento se utilizan como herramientas para reunirnos, encontrarnos. Nosotros apostamos por la reconstrucción del Pueblo Mapuche. Acá hay una idea de reconstrucción nacional que nace desde el arte, pero también podría surgir desde la literatura, la ciencia, los ámbitos académicos, el deporte u otras, como te decía hace un rato. Si estas actividades si rven para unir a hermanos, para que nos conozcamos, para que nos identifiquemos con una idea de nación, estamos logrando nuestro objetivo, estamos logrando un grado importante de cohesión como pueblo. En ese sentido, creo además que cada uno de estos encuentros sirve para potenciar y fortalecer el trabajo de quienes lo convocan, sea el lugar geográfico que sea. Si este tercer encuentro nos permite potenciar nuestro trabajo como Centro de Estudios Mapuche ?Pewma? aquí en Zapala, estaremos también satisfechos, porque el fortalecimiento de nosotros es también el fortalecimiento del Pueblo Mapuche en su conjunto. Lo decíamos en Bariloche durante el primer encuentro: si esa actividad sirve para potenciar a los hermanos de Bariloche en sus trabajos, excelente. Si el próximo sirve para potenciar a los hermanos del Gulumapu, también será visto como un logro.

- Un aspecto que sorprendió a todos quienes veníamos del Gulumapu fue la gran presencia, masiva en algunos momentos, de personas no mapuche en las actividades. Aquello sorprende, debido a que en el Gulumapu no siempre es así, allá las organizaciones tienden mucho al aislamiento social respecto de la sociedad civil no mapuche. Porque no nos comentas tu impresión al respecto.

Nosotros en verdad esperábamos esa participación de los no mapuche. Y por dos razones. En primer lugar, porque llevamos un trabajo hecho al respecto en Zapala, no es la primera vez que generamos eventos abiertos, masivos, porque hay una cuestión que forma parte de lo que nosotros pensamos y es que hay un objetivo central y esta siempre presente que es como vamos fortaleciendo la unidad entre los propios mapuche. Este objetivo es central, estratégico, esta siempre presente en nuestro pensamiento. Pero ese objetivo creemos va de la mano con el otro, que es con quien tenemos los mapuche que interlocutar. Nosotros no estamos solos, no vivimos aislados, compartimos de manera cotidiana con los no mapuche. Y cuando pensamos en la autonomía mapuche en virtud del pasado, libre de toda interacción con el otro, vemos que eso fue hace mucho tiempo atrás y tampoco creemos que haya sido en verdad tan así. Siempre existió el contacto, de una u otra forma. Por ello no compartimos visiones idealizadas del pasado mapuche, de un pueblo puro, sin relaciones con el otro. En ese sentido, para nosotros es interesante rescatar el periodo histórico anterior a 1885, antes de la invasión militar y en el cual los mapuche pudimos como pueblo sostener nuestra libertad en base a una relación no sólo de conflicto militar, sino que además de relaciones políticas, comerciales y diplomáticas con la sociedad argentina en formación. Tuvimos esa capacidad. Y eso pasó tanto en este lado del territorio como en el Gulumapu.

Entendiendo esta relación sostenida por nuestros ancestros y tratando de aprender de ellos, es que nosotros pensamos que es urgente establecer puentes de comunicación con la sociedad civil n o mapuche. Invitarlos a conocernos, mostrarles como somos, que hacemos, de manera digna y respetuosa. Entonces que hacemos: nosotros pensamos que es necesario relacionarse con la sociedad argentina, pero la sociedad argentina, tal como la chilena, es muy amplia, diversa y compleja, no se termina con los políticos, con las autoridades. Están las personalidades artísticas, intelectuales, deportivas, etc. Nosotros hemos encontrado este apoyo y esta comunicación en un artista de renombre como Víctor Heredia, quien nos ha acompañado en este encuentro. Y no lo tenemos pidiéndole un favor, sino participando de nuestra idea de encontrarnos como hermanos, compartiendo absolutamente la justeza de nuestra lucha como pueblo, nuestras demandas y reivindicaciones. Entonces teniendo a Víctor era un punto a favor para convocar a los no mapuche. Quizás no estando Víctor igual hubiéramos convocado a varios argentinos, pero habrían sido los mismos de siempre, aquellos pocos que tienen algún gr ado de cercanía política con nuestra lucha y que siempre se interesan en este tipo de actividades. A nosotros por cierto que nos interesa la presencia de ellos, pero también queremos la participación de la demás gente, aquella que no nos conoce y que pensamos debiéramos darle siempre la posibilidad de conocernos.

Por otro lado, está nuestra actitud permanente a abrir relaciones con algunos sectores políticos, del poder político en nuestra zona, en Zapala y lo mismo con el Gobierno Provincial y el nacional a nivel del Estado. Esto no es fácil porque se trata de gobiernos que responden a diferentes orientaciones político ideológicas pero son los gobiernos existentes y con ellos debemos tratar en el plano de la relación política formal con el poder establecido. Hemos avanzado algo principalmente a nivel del Ministerio de Educación por ejemplo, logrando que viniera el propio ministro a ver que está pasando con los mapuche. Esto tampoco fue un favor que nosotros le pedimos al ministro, ha sido producto de gestiones demostrando lo que estamos haciendo y han sido nuestras propuestas las que han logrado que esta administración especifica se interese en el tema mapuche acá en Argentina, y todo esto se hace desde una postura de total independencia de nuestra parte. Algunos podrán estar de acuerdo o no con la presencia del ministro en el Encuentro, son riesgos que se corren, pero puede haber ventajas. Si los winka son más astutos que nosotros, es un hecho que perderemos en esta relación. Pero si los mapuche estamos a su altura, actuando inteligentemente, es probable que esto no ocurra y que logremos avanzar en nuestro camino de fortalecimiento. Es así como para nosotros el hecho político de que el ministro hubiera venido a Zapala, fue otro ingrediente importante para convocar a numeroso público no mapuche, que quizás de otra forma no hubiera participado. Pero además, igualmente importante ha sido la presencia de otras instancias representativas de otros sectores de la sociedad argentina tal como fue el acto que hicimos con los dirigentes de los sindicatos de los trabajadores de la educación a nivel nacional y provincial, esto para nosotros es parte de nuestra concepción política y tiene importantes proyecciones para el fortalecimiento futuro de nuestra causa como Pueblo.

- Ayuda en esta búsqueda de relación mapuche con la sociedad civil argentina la grave crisis económica que existe en este país, que ha generado un escenario distinto de lucha social y que quizás permite mayores grados de cercanía entre las demandas de unos y de otros.

Yo creo que no o por lo menos que no es el factor de más peso. Acá la sociedad civil no es menos discriminadora que la chilena. Incluso, puede llegar a superarla en algunas zonas del Puelmapu, donde el racismo es evidente. Acá la sociedad civil argentina no es más sensible de por si que la chilena con los mapuche. Me parece que esta cercanía que estamos construyendo tiene que ver con otro factor, con la forma que los mapuche de este lado concebimos la forma de relacionarnos con los argentinos. A mi me da la impresión de que en Gulumapu muchos hermanos no están tomando nota respecto de la presencia de la sociedad chilena en el sentido que estamos hablando, no están tan preocupados de trabajar esta relación, ponen más énfasis en la cuestión autónoma, pensando equivocadamente que autonomía significa hacer todo solo, entre mapuche. Aquí vuelvo a lo que te decía hace un rato atrás. Para mí la lección que nos dieron nuestros antiguos, quienes defendieron la autonomía y la libertad de nuestro pueblo tanto en Puelmapu como en Gulumapu, no está en esa primera etapa militar, de confrontación casi exclusivamente bélica con los no mapuche, donde nace este mito del ?guerrero mapuche? que hoy por hoy algunos mapuche incluso levantan y reivindican. Para mi, la lección de nuestros mayores que debemos aprender se encuentra en la capacidad que tuvieron para defender nuestro territorio con las armas en una mano y con la política, con las relaciones sociales, culturales, económicas y diplomáticas en la otra frente a la sociedad argentina y chilena de la época.

Ese me parece el periodo histórico que mayores lecciones nos entrega, para ver como nosotros logramos establecer puentes con la sociedad argentina y la chilena, identificando cuales son aquellos sectores que potencialmente podrían ser nuestros aliados en este camino de reconstrucción mapuche. La sociedad argentina tiene sensibilidad para determinados temas que nos cruzan y depende solo de nosotros como vamos a trabajar para tocar esa fibra sensible. En esto no podemos optar, estamos viviendo con ellos, es un dato de la realidad, nos guste o no. Aunque nos vayamos a la comunidad, nos vayamos de las ciudades, igual estaremos interactuando con ellos. Eso no lo podemos obviar y por eso se trata de darnos una estrategia de conocimiento y de relaciones con la sociedad con la que debemos interactuar cotidianamente y discutir con ella el futuro de país que debemos construir, un futuro que contenga la justa demanda histórica de autonomía del Pu eblo Nación Mapuche.

* Entrevista publicada en Periódico Azkintuwe - Abril de 2004, Pág.; 17 y 18.


Pagina de web:: http://www.nodo50.org/kolectivolientur




  anadir commentarios>>